Crea tu propia historia y no imites a nadie

¿Te imaginas que Rosalía hubiera decidido ser una copia de Madonna o de Lady Gaga?

La historia de esta cantante, rechazada en un talent show y que con dos álbumes de estudio ha pasado de ser una vecina de un pueblo de Barcelona a ser conocida a nivel mundial, merece ser estudiada.  Porque aunque nos guste más o menos, ha ido creando su propio estilo, su propia forma de mostrarse en el escenario y de comunicarse. Seguramente, si hubiera apostado por imitar a Lady Gaga o a Madonna, ahora la marca Rosalía no sería la que es. Porque no es ninguna de estas dos marcas/cantantes.

La mente humana, cuando detecta copias y/o imitaciones deja de prestar atención. Si ahora te preguntáramos que nos dijeras alguna diferencia entre las 4 figuras de la imagen anterior, seguramente te costaría decir si eran iguales o no. Tu mente no prestó atención a lo que entendía que eran copias. Y al tratarse de una imitación de los Stormtroopers de la saga Star Wars, el detalle que son figuras de Lego pasa a un segundo plano.

Esto mismo ocurre con las historias. Estamos sujetos a ellas desde nuestra infancia a través de cuentos infantiles, películas, libros…y ahora vídeos de YouTUBE, etc. Con lo que, con el paso de los años, hemos estado expuestos a muchos gigabytes de historias e información.

Según Otto Sharmer, creador de la Teoría U y profesor titular en la Sloan School of Management del MIT, la mayoría de personas escuchan analizando el momento presente mediante patrones adquiridos en el pasado. Es decir, que cuando presentamos nuestra historia, la mayoría de las personas que nos escuchan están analizando lo que les contamos en base a patrones del pasado. Por tanto, si te has decidido a imitar a alguien, van a saltar muchas alarmas.

«La mayoría de las historias que escuchamos o que leemos son lecturas con mensajes»

Maria Guillermina Schneider (2019)

Como dice Maria Guillermina, lo primero de todo para crear una historia es introducir en ella un mensaje que sea útil para las personas a las que te vas a dirigir. Ahora bien, imagínate que eres un publicista de detergentes (un saludo si lo eres). Tu mensaje es que tu detergente limpia bien y mejor que el de la competencia. Y que se vende a un buen precio. Ahora bien… ¿cuántos anuncios de detergentes hemos visto en un año? Y, ¿cuántos anuncios de detergentes recordamos? Allí tienes la respuesta. Visto uno, el resto son imitaciones.

Entonces, ¿qué puedes hacer para crear tu propia historia?

En el mundo de la empresa existe la palabra benchmarking , que consiste en observar qué hacen tus competidores para, a través de las buenas prácticas que detectas, implementar mejoras en tus procesos.  En este caso se trataría de analizar que se está contando en tu mercado sobre la idea, producto o servicio que quieres comunicar.

  • ¿Qué cuentan?
  • ¿Cómo lo hacen?
  • ¿A quien se dirigen?

Esto te ayudará a encontrar formas para diferenciar tu historia de las que ya estamos acostumbrados a escuchar. Volviendo al ejemplo de Rosalía, no me sorprendería que ella y su equipo hubieran analizado qué hacían y cómo lo hacían otras cantantes y estrellas de la música para encontrar la forma de comunicar su marca.

Otra forma de poder crear historias únicas es basarte en algo único: la propia historia de tu vida. Lo que tú has vivido es único. Sí, quizás las grandes alegrías, desafíos y dramas de la humanidad se han contado desde antaño. Pero lo que te ocurrió el pasado martes en la oficina cuando llego tu compañero con una bandeja de dulces para celebrar su cumpleaños  solo lo viviste tú. Por eso,coge papel y lápiz. Busca un espacio tranquilo donde no te molesten. Deja el smartphone en modo avión. Y vamos a abrir el baúl de los recuerdos. ¿Qué ha ocurrido que sea relevante para ti en tu vida? ¿Qué momentos graciosos, tristes, de aprendizaje, etc. recuerdas? ¿Qué lecciones puedes sacar de cada uno de estos instantes? Dibuja, escribe y guarda esa lista como oro en paño, ya que tiene mucho valor. Acabas de crear una lista de momentos de tu vida que pueden servir para crear historias que comuniquen tus ideas de forma que emocionen e inspiren. Y sin imitación.

Finalmente no tengas miedo de mostrarte. Sé tú mism@. Cociner@s hay much@s, solo que María Marte tiene su estilo de expresar su cocina. Ferran Adrià el suyo. Carme Ruscalleda el suyo. ¿Me entiendes? Como dice Chimamanda Adichie en su TED Talk de 2009 , debemos encontrar nuestra propia voz. Y eso incluye que quizás utilizas expresiones diferentes, tienes una forma de expresarlo… Solo hace falta que leas un post de cada miembro del equipo de Make&Talk. Observarás que cada integrante del equipo tiene su propia voz. Así que, ¿compartes tu historia con nosotros?