El cerebro reptiliano de tu audiencia

El cerebro reptiliano de tu audiencia