Cómo utilizar el neuromarketing en tus charlas

Cómo utilizar el neuromarketing en tus charlas

Tal vez hayas pensado en introducir técnicas de neuromarketing en tus charlas, presentaciones o conferencias. Déjame que te diga que esa es una gran idea. El neuromarketing está cambiando completamente la comunicación en publicidad, redes sociales, eventos y en definitiva en todo tipo de canales y soportes. La forma en cómo las marcas comunican está cambiando a un enfoque más científico basado en las más recientes investigaciones sobre cómo reacciona nuestro cerebro.

Hace más de una década los científicos consiguieron medir las respuestas fisiológicas a diferentes estímulos a través de técnicas como el seguimiento de los ojos, la biometría, los electroencefalogramas o los test de asociación, entre muchas otras. Toda esa investigación ha arrojado mucha luz a los procesos de decisión de nuestro cerebro, hasta ahora un gran desconocido.

Con todo ello Patrick Renvoisé creó un modelo que describe claramente cómo reaccionará nuestro cerebro ante determinados estímulos de forma que podemos organizar nuestra comunicación para que sea lo más efectiva posible.

Lo primero que debes saber es que en realidad la parte del cerebro encargada de tomar decisiones es lo que se conoce como el cerebro reptiliano (descrito por el premio Nobel de economía Daniel Kahneman). Esa parte de nuestro cerebro es la que está al mando de las decisiones más inmediatas. Por ejemplo, decidirá en segundos si tu idea es interesante o si es mejor desconectar. En un instante tomará una decisión sobre tu aspecto, la forma en cómo tu cuerpo comunica o sobre esa presentación que tanto te costó preparar. De forma que sí, te conviene saber cómo hablarle a esa parte del cerebro de tu audiencia.

Veamos qué puedes hacer para utilizar técnicas de neuromarketing en una charla.

Cómo conectar con el cerebro reptiliano en tu charla

Por algo se le conoce como reptiliano. Esa parte del cerebro está adiestrada para defendernos de toda clase de peligros y lograr nuestra supervivencia desde la noche de los tiempos. Así que el cerebro reptiliano es algo caprichoso. Dispone de muy poco tiempo para decidir y toma decisiones en fracciones de segundos. Debes saber que es muy escéptico y para tomar una decisión necesita pruebas, no actos de fe. No hables de los beneficios de un producto, un servicio o tu nuevo método infalible. En lugar de eso, debes demostrarle los beneficios de lo que presentas.

Déjame darte algunas ideas para que tu próxima charla conecte con los cerebros de tu audiencia.

  1. Capta su atención

    No tendrás una segunda oportunidad para una primera impresión, recuerda. Olvídate de presentaciones pesadas, de protocolos inútiles y anticuados y sobretodo de desvelar tu idea nada más empezar. Hay mil trucos que puedes emplear, el humor, enseñar un objeto, hacer una pregunta y muchísimos más. Pero eso da para otro post 😉

  2. Enseña todo el panorama

    Puede ser de utilidad enseñar un gráfico, una imagen, una infografía, un corto vídeo que muestre cómo la solución que presentas impacta de forma positiva en el mundo de quién te está escuchando. Recuerda, el cerebro reptiliano no está diseñado para leer textos largos ni para listas con viñetas. Aquí se cumple eso de que una imagen vale más que mil palabras.

  3. Claims

    Tu Claim es como llamamos en neuromarketing a la solución que propones, el beneficio que entregas al cliente, el valor que le aportas. Consejo: no te extiendas con 27 argumentos sobre cómo y cuánto le conviene adoptar tu solución. Basta con tres, el número mágico del neuromarketing. Los Claims son mensajes «pret-a-porter» para que la audiencia se quede con la idea clara de lo que le aportas.

  4. Pruebas

    Los Claims a su vez no son reclamos de crecepelo. Para cada Claim debe haber pruebas que lo justifiquen. Las pruebas pueden ser estadísticas de éxito o, por ejemplo, testimonios de otros clientes. Antes de que te lanzes a preparar pruebas atiende un momento. Los Gains, los beneficios para tu audiencia, y ahora vienen las buenas noticias, solo pueden ser de tres tipos: estratégicos, financieros o personales.
    Los estratégicos son los más difícilmente medibles y tienen que ver con mejoras sobre la situación actual. Por ejemplo, en la calidad de la solución, rapidez de implementación o facilidad de uso. Los financieros en cambio son mucho más tangibles, se trata de mejoras en el ahorro, el precio o la facilidad de pago por ejemplo. Finalmente los personales son aquellos que proporcionan una satisfacción individual.

  5. Objeciones

    El cerebro primitivo está adiestrado para defenderte de las amenazas así que, como ya intuyes, rechaza el cambio y la incertidumbre que puede acarrear peligros. De manera que deberás tenerlo en cuenta y no apelar a la lógica pura en tus razonamientos. Esa parte de nuestro cerebro responde a los estímulos más elementales.

  6. Cierre

    ¿Recuerdas aquello de «di lo que vas a decir, dilo y dile lo que les has dicho«? Los Claims deben repetirse para que los puedan recordar, una vez no basta. Aprovecha el cierre para la llamada a la acción, el CTA (Call to action). ¿Cuál es el próximo paso que debe dar tu audiencia? Una acción puede ser por supuesto una venta pero también el compromiso hacia un proyecto o un cambio de paradigma.

El cerebro reptiliano de tu audiencia




Un ejemplo de neuromarketing aplicado a una charla

Vamos a ver rápidamente un ejemplo. Imagina que eres Juan Emprendedor, el fundador y CEO de una pequeña startup que ha desarrollado un nuevo software en el ámbito de la salud. Se trata de una plataforma para que las opciones de dieta de los enfermos se definan en base a un algoritmo de preferencias y necesidades utilizando técnicas de Big Data. Ahora mismo ese proceso es totalmente artesanal, se recogen en papel paciente por paceinte para posteriormente ser introducidas en el sistema.

Su empresa ha sido seleccionada para ser presentada en una importante ronda de inversores. Es una oportunidad única que debe aprovechar para poder escalar su empresa y convertirla en un proyecto internacional. Sin embargo la presentación debe durar muy pocos minutos ya que en la misma sesión se presentan otros 12 proyectos.

Veamos cómo sería esa breve pero determinante presentación sin técnicas de neuromarketing y aplicando técnicas de neuromarketing.

[fusion_table fusion_table_type=»1″ fusion_table_rows=»» fusion_table_columns=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»»]

Sin técnicas de neuromarketing Con técnicas de neuromarketing
Juan abre su presentación diciendo «Buenos días a todos. En primer lugar me gustaría agradecer la oportunidad de participar hoy en esta importante ronda de presentaciones. Yo soy Juan Emprendedor, ingeniero informático…«.
La mitad de los inversores están mirando ya sus móviles.
Juan, sosteniendo en su mano uno de los formularios de papel pregunta a su audiencia «¿Sabían que cada día en un solo hospital se dedican más de 500 horas de trabajo a rellenar estos formularios?
Hemos desarrollado un sistema para reducir esas horas a prácticamente cero.»
Señalando con su puntero al ordenador Juan muestra una presentación llena de texto con todo tipo de detalles técnicos. Como la pantalla es más pequeña de lo esperado la letra es prácticamente ilegible.
Alguno de los inversores a pesar de ponerse las gafas no alcanza a leer los textos. Además Juan está pasando a toda prisa las transparencias por miedo a quedarse sin tiempo.
Una infografía en la pantalla muestra claramente cómo asumiendo datos relacionados con el perfil del paciente, su dolencia y diagnóstico el sistema elabora una dieta automáticamente.
Al final del proceso el propio sistema crea un tablero de indicadores uniendo la evolución de diferentes indicadores relacionados con la dieta.Dos de los inversores se incorporan en su silla.
Juan desgrana la solidez de su plataforma con todo tipo de detalles sobre la increíble lista de funcionalidades que incluye su solución tecnológica.
La base tecnológica sobre la que está desarrollada utiliza tecnologías de código abierto por lo que explica a los inversores lo conveniente de seguir defendiendo soluciones tecnológicas abiertas.
Un inversor aprovecha para contestar una llamada ineludible.
En una sola frase Juan es capaz de mostrar los tres argumentos de su solución: cada hospital de tamaño medio puede ahorrar más de 5000 horas anuales de personal cualificado.

 

A estas alturas de la presentación Juan ya está enseñando algunas pantallas que ya han desarrollado y, aunque todavía son provisionales, ya podrían ser funcionales en breve.

 

El sistema aporta eficiencias a las operaciones del hospital al mejorar la gestión del inventario y acopios, lo que redunda en mayores ahorros.

Además, el equipo médico dispone ahora de indicadores de salud relacionados con la dieta.

Un inversor le pregunta a Juan porqué no han contemplado la opinión del paciente en el proceso. Juan no puede evitar ponerse a la defensiva después del enorme trabajo realizado. A pesar de eso al final se muestra abierto a modificaciones, siempre y cuando el compromiso de inversión sea firme. Juan y su equipo ya habían preparado una lista de objeciones e intuían que este tema podía salir. Así que en realidad el módulo de comunicación con el paciente está pendiente de desarrollo y es uno de los motivos por los que buscan inversores.
Juan, para finalizar, recuerda que no hay otra aplicación como la suya en el mercado, ni siquiera en otros países. Para finalizar Juan recuerda a los inversores la cuantificación del ahorro y la cifra de inversión que precisan para llevar su proyecto al mercado con una rentabilidad media-alta.

[/fusion_table]

 

Como ves aplicar técnicas de neuromarketing puede cambiar radicalmente el efecto de tus presentaciones en la audiencia. Te invito a que en tu próxima charla antes de lanzarte a preparar el powerpoint dediques unos minutos a pensar en el cerebro reptiliano y cómo comunicarte con él aplicando técnicas de neuromarketing. Cuéntanos tu experiencia en los comentarios, ¿has intentado ya aplicar alguna de estas técnicas?

Foto destacada de Jess Orrico en Unsplah

¿Quién es tu audiencia? Conoce a tu audiencia con la técnica del Buyer Persona

¿Quién es tu audiencia? Conoce a tu audiencia con la técnica del Buyer Persona

¿Crees que no es importante conocer a tu audiencia? Déjame que te cuente una pequeña anécdota que me sucedió en mis primeros años como consultor.

Hace algunos años ya un gran hospital me contrató para dar una charla sobre GTD a un grupo de empleados. Como la productividad personal y la organización de proyectos es algo que siempre me ha interesado acepté el encargo con mucha ilusión. Pero cuando llegué allí me di cuenta enseguida que el grupo en cuestión era personal de front desk. Es decir, que en su día a día no tenían ningún margen para organizar su trabajo ya que éste era totalmente reactivo, tipo FIFO. Aquello fue un completo fracaso pero me sirvió para comprender lo importante de conocer a tu audiencia mucho antes de llegar al día D.

Saber para quién vas a hablar y, sobretodo, conocer en profundidad cuáles son sus inquietudes, intereses y circunstancias puede ser clave para que tu mensaje llegue tan lejos como merece.

Una técnica que puedes utilizar para conocer mejor a tu público es el Buyer Persona. Aunque es un nombre algo extraño ésta es una técnica muy utilizada en el ámbito del marketing y la estrategia empresarial. Un Buyer Persona en realidad no deja de ser una representación ficticia de nuestra audiencia basándonos en la información que podamos recoger de tipo demográfica, de comportamiento, necesidades y motivaciones. Haciendo este ejercicio lo que conseguimos es ponernos en su piel, intentar comprender en profundidad en qué puede interesarles lo que les vas a decir.

Conocer más a fondo qué motiva a tu audiencia te va a colocar en una posición ideal para entender cómo tus ideas deben ser estructuradas y transmitidas. Debo decirte que no hay una sola forma de preparar tu Buyer Persona ideal, una simple búsqueda en internet te dará miles de resultados. Así que déjame darte algunos consejos sobre cómo preparar el tuyo y con la práctica irás encontrando los matices que necesitas incorporar.

  1. Foto y nombre.
    Ficticios por supuesto, pero a mi me ayuda mucho poner cara a esa persona tipo con la que voy a interactuar. Además te puede resultar divertido el juego de buscar un nombre y apellido a alguien que en realidad no existe, es como crear un personaje.
  2. Datos demográficos
    Aquí se trata de recoger datos como la edad media, su ocupación, si viven en ciudad o en una área rural, estado civil u otros datos que te puedan ser relevantes.
  3. Sistema de valores
    Destaca los 4 valores principales de tu audiencia y dales un valor de cero a diez. Te doy algunos ejemplos: creativo/analítico, activo/pasivo, introvertido/extrovertido. Como siempre, busca aquello que es relevante para ti de cara a tu proyecto.
  4. Biografía
    Una breve reseña redactada por ti sobre tu relación con esa persona, o cómo ha llegado a ti, tu charla o tu proyecto.
    ¿Cuáles han sido o serán los puntos de contacto? Añade todos los detalles que te puedan ser de utilidad, destaca aquellos factores de su vida que puedan ser claves para tu preparación.
  5. Motivaciones
    ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Qué es lo que quiere conseguir para sí misma esa persona que estás imaginando? ¿Cuáles son sus retos?
  6. Frustraciones
    De la misma forma, ¿cuáles son las barreras que se encuentra en su día a día? ¿Qué es aquello que no puede conseguir y le impide conseguir sus metas?
  7. Canales
    ¿Utiliza las redes sociales? ¿De qué forma? Ampliar tu mensaje a través de las redes sociales antes, durante o después de una charla requiere ante todo preparación, conocer cuáles son los canales más apropiados y cómo elaborar tu mensaje para que el rendimiento sea óptimo. No lo dejes todo a la improvisación.
  8. Citas
    Ve incluso más allá, ¿tienes alguna cita concreta a incorporar en la ficha? ¡Inclúyela! Créeme, sus propias palabras son algo muy valuoso.

 

Como ya vas intuyendo crear un Buyer Persona es un pequeño mundo en sí mismo. Para conocer toda esta información dispones de  diferentes vías y deberás escoger cuál de ellas es más viable para tu caso. Fuentes de información a utilizar puede haber muchísimas. Yo acostumbro a utilizar datos extraídos de la analítica de la página web y redes sociales, un estudio de mercado creado ad-hoc para el proyecto, cuestionarios realizados directamente a una muestra o directamente entrevistas personales con algunos de ellos.

Si el proyecto es un encargo que te han realizado puedes pedir esa información a la entidad que esté al frente de la organización. Tal vez no te puedan facilitar una información tan exhaustiva pero por lo menos te podrán poner sobre la pista de los perfiles que te vas a encontrar. Y con eso ya podrás empezar a formarte una idea no sólo de qué audiencia vas a tener sino cómo empezar a construir tu Buyer Persona.

Con el tiempo seguro que irás creando tu propia metodología y una plantilla de Buyer Persona que podrás ir adaptando a cada caso. Por supuesto si es para mostrar a terceros tendrás que ocuparte mucho más de su aspecto que si sólo es para tu uso interno. En cualquier caso y antes de que te pongas a complicarte la vida te propongo que por el momento tu primer Buyer Persona se parezca a un relato.

Aquí te dejo una muestra muy sencilla para que puedas empezar a ponerte en marcha ya mismo y no sufras un bloqueo por exceso de información. Éste es el Buyer Persona de Marta Directiva, la asistente tipo a mi próxima charla en el XXIII Congreso Nacional de Directivos de Recursos Humanos (¡encargo ficticio!). La información directa no la tenía pero me he basado en los datos que me ha facilitado la organización y en tres conversaciones distintas con asistentes a las charlas.

 

No rechaces tus ideas: las fases de la creatividad

No rechaces tus ideas: las fases de la creatividad

¿Cuántas veces has tenido una idea y enseguida has pensado que no era realizable? ¿Has pensado alguna vez en abrir tu propio negocio pero enseguida te han faltado ideas? O peor aún, ¿le has contado tu idea a alguien y enseguida has pensado que era una tontería?

La buena noticia es que seguramente todo eso sólo está pasando en tu cabeza. Cuando se trata de crear tu empresa, tu evento o cualquier otro proyecto no hay buenas o malas ideas. Se trata de ver si tu idea es realizable o no, si es realista o no o si es rentable o no. Pero desechar una idea así porque sí no parece muy razonable, ¿no te parece?

¿Cuántas más ideas mejor?

Tener ideas no es suficiente, ideas tiene todo el mundo. Lo que marca la diferencia en la vida de las personas es el compromiso con esas ideas y ser capaces de llevarlas a la realidad. Y ahí es dónde te vas a encontrar algunas barreras: económicas, tecnológicas o simplemente de equipo humano. De lo que se trata es de tener muchas ideas, cuántas más mejor y de saber discernir cuáles te van a ayudar y cuáles no.

En cualquier proyecto innovador nos encontraremos con hasta cuatro fases bien diferenciadas: exploración, divergencia, convergencia y desarrollo. Por ahora vamos a suponer que te has hecho las preguntas correctas y que has generado un abanico de ideas suficientemente amplio como para tener que escoger y tomar decisiones. Decisiones que marcarán a partir de ese punto la realización o no de un determinado proyecto, sea un evento, un nuevo servicio o una nueva empresa.

 

Escoge la idea que más te conviene

Escoger entre una u otra opción puede ser algo muy subjetivo, sometido demasiado a menudo a prejuicios, marcos mentales o ideas preconcebidas. Así que vas a necesitar algo más que una opinión lanzada al aire sin más para tomar tus propias decisiones.

Vamos a poner un ejemplo.
Si te planteas crear tu propio negocio y tienes dos ideas entre las que decidirte hay muchas variables a tener en cuenta para poder tomar uno de los dos caminos. Barreras de entrada en el sector, aliados que vas a necesitar, habilidades a desarrollar, inversión necesaria, captación de clientes, comunicación y muchos otros elementos a considerar. Quizá tu intuición sea más valiosa de lo que crees pero si buscas más opciones, sigue leyendo.

Aquí van algunas recomendaciones:

Ponte en los zapatos de los demás
Ese proyecto en el que estás trabajando, ¿a quién va dirigido? ¿conoces realmente a tu cliente? ¿tienes más de un tipo de cliente? ¿conoces cuáles son sus anhelos, sus metas, sus preocupaciones, sus frustraciones, sus objetivos, cómo piensa? Una segmentación de clientes (o usuarios, o compradores, o prescriptores) va más allá de variables demográficas o geográficas. Una buena herramienta que puedes utilizar es el Buyer Persona, con ella y mucha información previa podrás dirigir tus esfuerzos de forma alineada.

Revisa tu estrategia.
Puede ser que tu idea sea fantástica pero le falte darle una vuelta más, quizá con algún cambio estratégico. Imagina que has pensado en crear un evento importante en tu ciudad relacionado con el sector sanitario porque es tu pasión y tu vocación. Pero si en tu comunidad local precisamente el volumen de potenciales asistentes es bajo quizá debas pensar en más opciones. ¿Quizás algo pensando en salud con aplicación más universal, por ejemplo, alimentación sana? Revisa tu Propuesta de Valor utilizando herramientas como el Business Model Canvas, comprueba si lo que has pensado se sostiene o si debes buscar mejores opciones. Un enfoque así te permitirá analizar tu negocio desde todos los puntos de vista.

Póntelo fácil.
A veces nos empeñamos en algo sólo porque ha sido idea nuestra. Por ejemplo, cuando se trata de un producto o servicio que ha sido idea nuestra puede que tengas lo que se llama un «enamoramiento de producto». Y ya sabemos lo ciego que puede ser el amor 😉

En este ejemplo, puede que vender un producto a través de un canal de ventas determinado haga que vayamos a tener más inconvenientes que ventajas. Si nuestro margen de negocio no va a permitir hacer descuentos a distribuidores a no ser que queramos entrar en números rojos en el minuto uno; ¿podrías plantearte aunque sea para arrancar la venta directa por internet, por ejemplo, de la mano de Amazon? Utiliza técnicas de pensamiento creativo para generar alternativas al planteamiento inicial, prueba con técnicas como el Juego de Rol; ¿cómo lo haría Schumacher? ¿o Warren Buffet? ¿O Mick Jagger? Te puede parecer una excentricidad al principio pero, créeme, hacer la prueba vale la pena. Te sorprenderás con las ideas que irás encontrando.

Visualiza el resultado.
Una acción trae una consecuencia y no siempre previsible. ¿Has pensado en qué pasará cuando empieces a implementar tu idea? Ese nuevo producto tan chulo en el que estás pensando, ¿frenará las ventas de otro que está funcionando estupendamente? Tal vez debas darle una vuelta y ver cómo encajará en tu oferta. Revisa de nuevo tu modelo de negocio, encuentra el encaje que necesitas para que los ingresos no se vean mermados y tus inversiones sigan siendo lo más rentables posible.

Busca más opiniones.
Ojo, otras opiniones no quiere decir mejores opiniones. Pero otros puntos de vista pueden enriquecer tu visión y complementar tus ideas. Prueba a utilizar técnicas de evaluación de ideas de forma democrática, en las que cada opinión cuente igual. Por ejemplo, haz que cada participante pueda otorgar 3, 2 y 1 puntos a sus opciones preferidas. Pero hacedlo en silencio, sin debatir o juzgar las ideas de los demás porque eso va a viciar el resultado final.

Y tú, ¿qué técnicas utilizas para escoger una idea? ¡Deja un comentario con tu experiencia!

Nace Make&Talk

Nace Make&Talk

 

Vale, es un tópico, ¡¡pero es que es cierto!! Hoy por fin después de meses de definición y trabajo podemos presentar este nuevo proyecto: Make&Talk.

PORQUÉ HEMOS CREADO MAKE&TALK

Da un poco vértigo escribir un primer post como éste en un momento en el que para nosotros todo son ilusiones, muchas ganas de presentarnos y sobretodo de compartir nuestra experiencia. Make&Talk es un proyecto de Cristina Juesas, Agustí López y Robert Ferrer. Tres amigos primero y ahora socios en un camino que en realidad empezó a dar sus primeros pasos en 2015. A los tres nos une la pasión por las buenas ideas, la oratoria y la comunicación. Pero sabemos por propia experiencia que, si bien comunicar bien es necesario, no es suficiente. Además, para convertir una buena idea en una gran realidad necesitas comprometer a otras personas, coordinar muchas operaciones y sobretodo tener una buena estrategia.

Los tres somos organizadores y licenciatarios de eventos TEDx (TEDxVitoriaGasteiz, TEDxTarragona y TEDxGracia respectivamente) por lo que llevamos a nuestras espaldas una gran experiencia en la preparación de charlas de impacto con oradores. Charlas que acumulan ya millones de visualizaciones en YouTube para eventos que ya se han convertido en una referencia en el ámbito de las ideas, la innovación y la creatividad. Sabemos lo difícil que es crear una comunidad alrededor de una marca y lo más importante: ya hemos cometido suficientes errores como para saber hacerlo correctamente. 😉

La organización de un evento TEDx se hace totalmente desde el voluntariado, ¡y lo hacemos encantados! Así que los tres hemos ido desarrollando nuestras carreras alrededor de la consultoría y formación para empresas en ámbitos como la comunicación, oratoria, estrategia, marketing, innovación y creatividad.

CÓMO PODEMOS AYUDARTE EN MAKE&TALK

Queremos ayudarte a hacer de tu idea algo grande. Vamos a estar a tu lado en cada paso del camino. Publicando artículos, ofreciéndote recursos y contenidos que funcionan, formándote o arremangándonos contigo en tu proyecto.

1. CONTENIDOS

Vamos a publicar en este misma página web artículos, plantillas, e-books, cursos y otros contenidos de gran valor para tu proyecto. Pero no todo lo que vamos a crear para ti se publicará en el blog así que si no quieres perderte nada en este viaje te sugerimos que te subscribas ahora mismo. Siempre recibirás en tu correo electrónico cualquier novedad que te podamos ofrecer.

2. CURSOS

Esta es una parte en la que estamos poniendo muchas energías porque queremos hacerlo bien y serte de ayuda real. No vamos a engañarte, somos gente de acción. No mareamos la perdiz. No nos andamos por las ramas, no tenemos tiempo para perder y sabemos que tú tampoco. Así que vamos a preparar cursos que te sean útiles desde el minuto uno. Formación de impacto para poner en práctica enseguida. Te ayudaremos a preparar tu próxima charla, a estructurar un proyecto o a generar ideas que transformen tu vida.

3. PROYECTOS

Sabemos que la formación a veces no es suficiente. Así que vas a poder contar con nuestro apoyo en exclusiva con acceso directo a nuestra mentoría y acompañamiento. Estamos preparando nuevas herramientas para que podamos estar en contacto y puedas contar con nosotros a cada paso de tu proyecto.

  • ¿Vas a dar una charla y no sabes ni por dónde empezar?
  • ¿Estás intentado crear algo nuevo pero necesitas un empujón en tu estrategia?
  • ¿Tienes ya un proyecto en marcha pero no consigue despegar?

Cuenta con nosotros, seguro que podemos ayudarte.

HAZ DE TU IDEA ALGO GRANDE

Si has llegado hasta aquí sólo tenemos palabras de agradecimiento, sabemos que tu atención es muy importante. Empezamos ya con Make&Talk, ¿te apuntas?